lunes, 7 de noviembre de 2016

Camino del altar

Notas de órgano glorioso.
El templo rebosa júbilo,
flores, gloria de joyas,
sombreros, caudal de sonrisas,
carraspeos, volteo de cuellos
al ímpetu de impacientes miradas, y
el in crescendo de los cuchicheos.

De pronto, cambia la melodía,
orden, que alza en firmes a la exuberancia
y restablece el silencio.

La novia, columna de pureza,
se persona en el pórtico.
Ante ella, un largo pasillo
que culmina en un hombre que la espera…

Su avance la conducirá
al cambio irreversible de su vida,
un brazo paternal sujeta
el repentino temblor que la tambalea.

El la lejanía del largo pasillo
la acogedora sonrisa del hombre
debería disipar
las sensaciones que la invaden,
pero ella no consigue eludir
la irrealidad del boato.
No sabe porque teme
ese largo pasillo.

No sabe porque
se paralizan sus piernas.
No sabe porque
se gira, y huye
del templo,
sin saber
porque
y
adonde.

martes, 1 de noviembre de 2016

A veces lloramos ausencias.




Algunas son las reales, las merecedoras…
pérdidas ineludibles, de las cuales formaremos parte,
buscando en el fondo que nos lloren, porque
necesitamos que nos amen,
y, ¿si no nos lloran, nadie nos amó?
puede
que sea ese
uno de los miedos
en esta vida. . .

Otras, las del recorrido
nos resultan abandonos, traiciones, distancias,
inesperadas, incomprensibles, dolorosas,
y nos aferramos intentando comprender el porqué,
hurgando en nosotros los posibles fallos.

A lo mejor
no encontraremos explicación
es lo más probable,
¡nos cuesta tanto aceptar que nos abandonen
sin saber el motivo!

Hasta que unos antes que otros
dejamos ir, lección teórica de la vida
cuya práctica difiere en cada persona.

Confiar, confiar, confiar,
en la Vida, en Dios, en lo que
cada cual crea o no crea.

Esperar, esperar, esperar,
porque llega,
nuevas personas
nuevas situaciones
nuevas vivencias,
que nos abren el alma
a la comprensión, de que nosotros, ya
hemos cambiado, de que ciertos duelos
no los necesitamos, ni merecemos,
y que la vida reclama
un nuevo camino, para que tarde o temprano
demos el paso…

“…La paciencia todo lo alcanza…” Santa Teresa de Avila.

1-11-2016.

domingo, 30 de octubre de 2016

VOLUNTAD




Este
no es un poema
con alma de rama
en un sauce tembloroso.

No lo es
por primera vez
no lo es.

Es el tronco
sólo el sólido tronco.
Que por primera
y acaso
única vez
clama su voluntad de goce.

¡Por fin! prende
en el vientre
la Voluntad del Amor.

30-10-2016.